sabe que es viernes

Ensayo pro ambiental

Publicado: 2009-06-03

En los últimos años el planeta ha sufrido cambios drásticos y dramáticos que afectan al hombre y su medio ambiente, lo conocemos comúnmente como calentamiento global. Este es un tema que ocupa a todos desde la clase económica A hasta la clase E, siendo los más afectados los de menos recursos económicos, es por ello que en la actualidad hemos visto reaccionar al principal actor y responsable de este cambio que es el ser humano. Los esfuerzos se vienen realizando de todos los frentes, la sociedad civil, el sector público y privado tanto nacionales como internacionales dictando políticas, creando certificaciones, desarrollando programas sociales entre otros. Además se ha observado que el tema ambiental a ocupado a  las diferentes disciplinas, desde la pedagogía hasta la economía y en nuestro caso la psicología no podía quedarse relegada, es así que surge en estas circunstancias la psicología ambiental, que se ocupa del estudio del comportamiento humano en relación a su medio ambiente.

Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que el comportamiento del hombre es el principal causante del cambio climático (Gore, 2006), pues todo el tiempo de nuestra estancia en la tierra nos hemos servido de lo que la naturaleza nos ofrece en materia prima, fauna y flora agentes que se han visto afectados directamente con nuestra labor. Los seres humanos hemos llegado a niveles de producción elevados y a bajo costo, se han creado bombas nucleares que han sido probadas en algún lugar, hemos obtenido más dinero y con eso accedimos a más servicios y consumir más productos, todo resultado de la ausencia de información y práctica real de la conducta pro ambiental.

Se han realizado diferentes estudios sobre la conducta ambiental, relacionándola con otras variables  como Locus de control, Niveles de conocimientos, habilidades de la acción ambiental y  emociones donde se han encontrado datos interesantes. Ahora bien, es de interés nacional e internacional el definir acciones contra el cambio climático, se ha incluido en todas las curriculas escolares, publicidad en los medios de comunicación, conferencias, discursos políticos, etc. Tenemos diariamente una montaña de mensajes dirigidos a informarnos sobre este asunto, sin embargo nuestro conocimiento, nuestra actitud y toda la información vertida dista de la conducta pro- ambiental propiamente dicha (Ortega, 2008) es así que podemos encontrar profesionales magíster en educación ambiental tirando basura al piso o a un mismo tacho es decir no se encuentra una marcada consistencia entre el conocimiento y la acción pro ambiental es así que la formula hasta hoy aplicada para un cambio real de comportamiento no está sujetada al conocimiento sobre cambio climático que manejemos sino está relacionada con algo más. En la investigación sobre emociones y comportamiento pro ambiental Duran et. Al  (2006) afirma que la ira es una emoción que está estrechamente ligada a la ejecución de un comportamiento expresado en enfado e indignación y por otro lado Frijda, 1988 citada por Duran precisa que la emoción es “un estado de disposición para la acción”. Entonces cabe la pregunta ¿hasta qué punto las emociones generadas a partir de una situación específica afecta al comportamiento pro ambiental propiamente dicho, en otras palabras el ver a un oso polar que muere ahogado porque no encuentra hielo firme en el polo norte seria más determinante de un cambio en el comportamiento que un congreso sobre los niveles de CO2 en la atmósfera. De esta forma con este estudio se develan una serie de relaciones que podrían cambiar el diseño de las políticas , charlas conferencias sobre lo que realmente importa, la expresión fiel de la conducta pro- ambiental.


Escrito por

Hilton

Tengo muchas obsesiones las q se llevan el 80 % de mi vida son: dormir hasta las 10 am, leer noticias poemas obras literarias, beber, bailar, reir hasta llorar, llorar de nostalgia, modificar mi conducta ambiental y lo + importnte ser mejor hijo hermano primo


Publicado en

Muchacho plástico

maleable en caliente, duro en frio y algo suave a temperatura normal